Proyectos Humanísticos

La importancia de mantener la gratitud de nuestras vidas

Ser agradecido nos trae múltiples beneficios a nuestra salud, y de darle un valor a todo lo que hay a nuestro alrededor, a cada detalle cotidiano, además, nos permite gozar de una salud física y mental mejor, de la misma forma que desarrollamos una mayor resistencia emocional. Por ello es tan importante educar a los niños la gratitud, y que se conviertan en personas más felices. 

Cultivando la gratitud

El Centro de Investigación para el Desarrollo del Mindfulness en UCLA ha demostrado que expresar la gratitud puede cambiar nuestra estructura molecular cerebral, como también ayuda a nuestra materia gris funcionar mejor, mejorando nuestra salud física y mental convirtiéndonos en personas más felices.

Generalmente nos resulta difícil expresar la gratitud a causa de:

  • Damos por sentado las cosas que tenemos en nuestra vida, y normalizamos aquellas cosas que forman parte de ella y dejamos de prestarle atención.
  • Focalizamos las cosas más negativas de la vida más que en las positivas, como una forma de protegernos de las amenazas que realmente pondrían nuestra vida en peligro hace muchos años.

Por ello para cultivar la gratitud como valor, debemos poner en práctica un entrenamiento que nos ayude a valorar todo lo que tenemos a nuestro alrededor, incluso inculcarlo a los niños desde temprana edad, para que de esta manera mantengan a lo largo de su vida este sentimiento de aprecio y valoración por las acciones que otros hacen a nuestro favor.

Hoy en día, al terminar el confinamiento le daremos su justo valor a muchas cosas a las que antes dabamos por sentado, y al cabo del tiempo la normalidad hará que volvamos a olvidarnos, dándole más poder a nuestro sesgo de negatividad, que nos conlleva a momentos de estrés, de ansiedad, de angustia o de malestar.

Entre los valores estructurares necesarios para educar a los niños, la gratitud es un valor que debe ocupar el primer lugar. Enseñarles a dar las gracias o agradecerles lo que hacen por nosotros, les da bienestar y reconocimiento a los más pequeños, los padres agradecidos y considerados favorecen que sus hijos también lo sean.

Cuando los niños aprenden a dar las gracias, suelen ser:

  • Más pacientes y tolerantes con los otros niños y adultos que les rodean
  • Altruista, bondadoso y empático con sus semejantes
  • Más generosos, lo que se traduce en que desarrollan mejores habilidades de relación
  • Optimista y positivo

La fuerza de la gratitud es increíble, con un simple gracias podemos sentirnos mucho mejor, y se entiende como aquel sentimiento que nos obliga a estimar el favor que nos han hecho el buen trato que hemos recibido de modo que reconocemos y correspondemos esa actitud, la gratitud se siente cuando nos han mejorado la existencia, y queremos devolverle el favor.

Para que este sentimiento se despierte solo hace falta un simple gesto amable, o decir las palabras justas en el momento indicado, y de esta forma sentirnos valorados.

Mantener el agradecimiento después del confinamiento

Para trabajar nuestro agradecimiento en este momento de confinamiento y mantenerlo para después, podemos realizar ciertos ejercicios a diario:

1. Al levantarte de la cama, antes de poner un pie en el suelo, da gracias por algo: por ejemplo, por tener salud en este momento, por poder seguir teletrabajando, porque tus hijos están siendo responsables y colaborando en casa, etc.

2. Escribe una carta de agradecimiento a alguien: un familiar, un amigo, la pareja, un compañero de trabajo, etc. Aquellas personas que hacen cosas buenas por nosotros y quizá a veces no lo valoramos, damos por hecho que lo tienen que hacer porque siempre lo han hecho así, pero si te paras a pensarlo te darás cuenta de que eso no es así. Por ello hazle saber a esa persona que aprecias lo que hace por ti.

3. Practica meditación: Concéntrate en respirar, en sentir tu respiración y en dar las gracias por algo que esté ocurriendo en este momento, por algo que ocurrió en el pasado o por algo que te imaginas que va a ocurrir en el futuro.

4. Agradécete algo a ti mismo: Cada día trata de identificar una cosa positiva, algo que te haya gustado de ti mismo ese día, y felicítate por ello, de forma verbal o regalándote un premio. Para ello, cuando finalice el día, hazte la siguiente pregunta: ¿Qué me ha gustado de mí mismo hoy? Céntrate en cosas cotidianas, en actividades que te gustan hacer.

Al ser agradecido todos los días, notarás los múltiples beneficios que tiene esto en tu salud mental y física, podemos incluso detener esa tendencia negativa natural de nuestra mente mediante la reorientación hacia la abundancia y lo que es positivamente posible, centrándonos en lo que estamos agradecidos. Al cambiar la visión, podemos revolucionar todo nuestro mundo, y mantener este agradecimiento incluso cuando las cosas no van del todo bien y cuando surgen conflictos o problemas.

Al expresar gratitud nos puede levantar el ánimo cuando estamos emocionalmente decaídos o ansiosos, y ver lo positivo en cada situación, como también valorar aquellos momentos llenos de verdadera felicidad, teniendo presente que siempre vienen cosas buenas después de una mala época, al tiempo nos otorgará mayor salud mental.

La gratitud es también un sentimiento que nos hace retribuir lo recibido, por ello al finalizar los programas educativos de reinserción y de educación no formal, los jóvenes a través del agradecimiento retribuyen participando como voluntarios y junto a los embajadores, y grandes colaboradores de la Fundación Alma Amiga, mantienen la actividad de la institución, al mismo tiempo que ayudan a otros en condiciones vulnerables para que a través de su autoconocimiento, alcancen su autonomía.

Aprender sobre la gratitud como un valor es fundamental para los planes estratégicos de la Fundación Alma Amiga, y por ellos los embajadores, voluntarios y sus grandes colaboradores como Enrique Alberto Romero Domínguez, cultivan el agradecimiento para que al recibir y dar los niños se sientan más felices y obtengan bienestar.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × cinco =