Proyectos Humanísticos

José Gregorio Hernández: Hombre de Ciencia, Siervo de Dios

jose gregorio hernandez Enrique Romero Fundacion Alma Amiga - José Gregorio Hernández: Hombre de Ciencia, Siervo de Dios

Conocido como el médico de los pobres, desde hace décadas los venezolanos esperaban la beatificación de José Gregorio Hernández, quien ejerció hasta su muerte como médico y docente. Su esperada beatificación fue anunciada por la Conferencia Episcopal Venezolana, al confirmar que el Papa Francisco había dado su visto bueno.

Hombre de ciencias y hombre de Fe

El Dr. José Gregorio Hernández fue un hombre devoto y también dedicado a la ciencia, quien brindo muchos aportes al desarrollo de la medicina moderna en Venezuela, que luego era aplicado a sus pacientes, para ofrecercerles el mejor tratamiento hacia una pronta recuperación, atendiendo con gran generosidad a enfermos de bajos recursos.

Nació en la pequeña localidad de Isnotú, estado Trujillo, en 1864, destacándose en sus estudios a lo largo de su vida, como en su carrera de medicina en la Universidad Central de Venezuela, donde culminó con excelentes calificaciones.

Al graduarse de medicina, regresó a su pueblo natal para atender allí a sus pacientes. En la Venezuela de finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX se lidiaba con enfermedades como tuberculosis o el paludismo, muy extendida entre la población rural especialmente.

Como hombre de ciencia y excelente académico, José Gregorio obtuvo una beca para completar sus estudios en Paris, ciudad que estaba a la vanguardia de los avances de la medicina, para aprenderlos y luego introducir todos estos avances al país.

Destacó como docente e investigador, introdujo el microscopio, y sentó las bases de la bacteriología, como otros campos científicos hasta entonces apenas desarrollados en Venezuela. Asentado en Venezuela, José Gregorio Hernández desarrollo una amplia labor clínica e investigadora, e incluso completo un tratado de filosofía, dejando también como legado trabajos en Anatomía Patológica e Histología.

Como ferviente y devoto católico, intentó ordenarse dos veces como sacerdote siendo admitido en dos oportunidades a lo largo de su vida en el monasterio de Cartuja de Farneta, ubicado en la Toscana, Italia, dejándolo por problemas de salud respiratorios, que lo llevó a regresar a Caracas. Luego intento en un seminario romano, donde por los mismos motivos tuvo que abandonarlo.

El doctor José Gregorio Hernández, puso mucho empeño en hacer ciencia en las condiciones poco propicias de la Venezuela de su tiempo. Para algunos de sus biógrafos, el camino que tomo fue el de la santidad dentro de la medicina. El integró una excelente formación científica en su experiencia espiritual, para ponerlo en servicio de quien lo necesite, en especial aquellos que están más necesitados.

180529976 3942876642416173 2060405476258991376 n - José Gregorio Hernández: Hombre de Ciencia, Siervo de Dios

Al centenario de su muerte y su beatificación

El titulo de “El médico de los pobres” lo obtuvo de atender a los más necesitados, incluso de llevarles sus medicinas para su tratamiento, como lo hizo hasta el día de su muerte, cuando al mediodía del domingo 29 de junio de 1919, fue atropellado por un vehículo Essex, provocando un trágico accidente, que acabo con la vida del médico de los pobres, hoy venerado por todos los venezolanos devotos a su legado, para atender el llamado de una mujer mayor gravemente enferma.

Justo cruzando la calle ocurrió el incidente, después de pasar a la farmacia de Amadores, en la Pastora de Caracas, para buscar las medicinas que seguro necesitaría la enferma, consciente que no podría comprarlas para atender el llamado de una mujer mayor que estaba gravemente enferma.

Cuando salía del lugar, José Gregorio Hernández alcanzó a ver el tranvía que pasaba por la pequeña vía, que le impidió ver el vehículo, el primero de la población, por lo que había poca costumbre a ellos y a su velocidad, provocando una fractura de cráneo que le que le quitó la vida instantáneamente. 

Más de un centenar de años después, los venezolanos mantienen su devoción y han puesto empeño en lograr su beatificación por los múltiples milagros y curaciones que se les atribuye. Este proceso no avanzaba hasta la salvación milagrosa de la niña Yaxuri Solórzano, quien recibió un disparo en la cabeza en el 2017. Los médicos daban un mal pronóstico de vida, incluso auguraban secuelas permanentes de poder salvarle la vida. La niña con la devoción de su madre se recuperó rápida y totalmente.

El viernes 30 de abril fue celebrada la ceremonia de beatificación, con pocos asistentes y con mucha austeridad, en la iglesia del colegio La Salle, que está ubicado en la zona de la ciudad en la que José Gregorio Hernández realizó gran parte de su labor como médico con especial atención a los más desfavorecidos. La ceremonia contó con la presencia del Cardenal Parolín, y Arzobispos y Obispos de Venezuela, y la niña Yaxury Solórzano, quien recibió el milagro por intercesión de José Gregorio Hernández, en compañía de su madre y su hermana, entre otros.

La iglesia develó la imagen oficial en comunión con la Diócesis de Trujillo, sin imponerla como una imagen única, puesto que José Gregorio Hernández ha estado presente en la mente y corazón de los venezolanos por más de 70 años con diferentes representaciones gráficas.

El presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), se unió al gozo del pueblo venezolano, destacando la admirable enseñanza que nos dejó el doctor Hernández quien optó por el cuidado y compasión de los enfermos como su sentido de vida. Además agregó, que su práctica profesional y su caridad cristiana estaba cimentada en el amor a la eucaristía y su comunión diaria, muestra la riqueza del diálogo entre la ciencia y la fe, cuando ésta se pone al servicio de la persona humana, con especial énfasis en los más necesitados.

Uniéndose al regocijo de todos los venezolanos, el Sumo Pontífice, el Papa Francisco envío un mensaje grabado, donde resalta: la beatificación del doctor Hernández es una bendición especial de Dios para Venezuela, invitando a la conversión hacia una mayor solidaridad de unos con otros, para producir entre ustedes la respuesta del bien común tan necesitada para que el país reviva, renazca después de la pandemia, con espíritu de reconciliación. Es una gracia que hay que pedir: el espíritu de reconciliación; porque siempre hay problemas en las familias, en las ciudades en la sociedad hay gente que se mira un poco de costado, que se mira mal, y hace falta la reconciliación siempre, ¡la mano tendida! Y es una buena inversión social la mano tendida.

Y continúa, pidiendo que todos sigamos el admirable ejemplo de servicio desinteresado a los demás, que vayamos más allá, dar pasos concretos a ser una sola Venezuela, sin dejarnos vencer por el desaliento en la empresa.

A más de 100 años de su desaparición física, la Fundación Alma Amiga recuerda el inspirador legado del Dr. José Gregorio Hernández, fuente de inspiración infinita para sus voluntarios y sus gran colaborador Enrique Alberto Romero Domínguez, y se une al regocijo de los venezolanos con la beatificación de este insigne venezolano, quien dedico su vida por ayudar y sanar al prójimo, además de dejar sus conocimientos, para que haya mejores doctores y salvar más vidas.

180000578 2550530648583254 7656029395936227023 n - José Gregorio Hernández: Hombre de Ciencia, Siervo de Dios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − cinco =