Domingo de Ramos: El inicio de la semana santa

Domingo de Ramos es una celebración cristiana cuando acuden miles de creyentes a la iglesia, y se conmemora la entrada de Jesucristo a Jerusalén y ocurre su aclamación como hijo de Dios, comenzando oficialmente la Semana Santa en el sexto domingo de la Cuaresma.

Inicio de Semana Santa y la Pasión del Señor

Con el Domingo de Ramos se abre de forma solemne la Semana Santa, recordando las palmas que recibieron a Jesús en la entrada a Jerusalén, y en la Liturgia de la Palabra que evoca la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor en el Evangelio de San Marcos.

Este domingo comienza oficialmente la llamada Semana Mayor o Semana Santa, y finaliza la cuaresma iniciada el miércoles de ceniza, tiempo en el que los católicos preparan la conmemoración del sacrificio del hijo de Dios, por la absolución de todos los pecados del hombre.

Las ceremonias principales de este día son:

  • Bendición de las palmas
  • Procesión
  • Misa
  • Relato de la Pasión de Cristo

La procesión data de siglo IV y los fieles que participan deben llevar en las manos ramos de palma, olivos u otros árboles, y entonar cantos. Los sacerdotes también llevan ramos y van delante guiando a los fieles.

El Domingo de Ramos es una celebración variable, para calcular cuando será en el calendario, busca el primer domingo después de la primera luna llena posterior al 21 de marzo (Solsticio de Primavera). Ese domingo será el Domingo de Resurrección, pues, una semana antes será el Domingo de Ramos.

De acuerdo al documento del Vaticano «Carta circular sobre la preparación y la celebración de las fiestas pascuales» publicado en el año 1988, el Domingo de Ramos «comprende a la vez el presagio del triunfo real de Cristo y el anuncio de la Pasión«.

Por otra parte este documento señala que «La relación entre los dos aspectos del misterio pascual se han de evidenciar en la celebración en la catequesis del día». El color litúrgico del Domingo de Ramos es el rojo, ya que representa la Pasión del Señor. 

El Domingo de Ramos se explica en las sagradas escrituras, los evangelios de Mateo (capítulo 21) y Marcos (capítulo 11) del Nuevo Testamento señalan que Jesús de Nazareth entró a Jerusalén montado en un asno. Fue aclamado como Rey y Mesías por parte de sus seguidores, extendiendo mantos, ramos de olivo y de palma a su paso y aclamando.

¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!

¡Hossana en las alturas!

También este día es conocido como Domingo de Pasión, debido al relato de la Pasión de Cristo, recordando el hecho histórico de la crucifixión de Jesús.

La Bendición de las Palmas

La denominación de esta celebración religiosa obedece a que Jesús fue obsequiado con ramos de palma y olivo, a su llegada a Jerusalén. Según la fe cristiana, estos constituyen el símbolo de la renovación de la fe en Dios, así como de la vida y resurrección de Jesucristo. La bendición de las palmas se efectúa con anterioridad a la procesión.

Es una costumbre por parte de los devotos guardar ramos de palmas bendecidos en sus hogares, los cuales simbolizan la victoria pascual de Jesucristo. Las palmas bendecidas que no han sido utilizadas se queman y sus cenizas se utilizan en la celebración del Miércoles de Ceniza.

Los fieles acostumbran colocar las palmas, ya bendecidas, junto a las cruces, en altares o cuadros religiosos que hay en sus hogares como recuerdo de la victoria pascual de Jesús. En muchos lugares, estas palmas se convierten además en manifestaciones interesantes de arte. 

Se estima que existen 2600 especies de palmas, pero la planta que produce las hojas que se usan el Domingo de Ramos sólo puede sobrevivir en climas tropicales o subtropicales. En los lugares donde no se pueden encontrar palmas o están en peligro de extinción, como es el caso de Colombia o Ecuador, se pueden utilizar ramas de olivo, saúco, abeto o de otros árboles. 

La palma es considerada un símbolo de fecundidad y riqueza, en especial para el pueblo judío. En algunos países como Estados Unidos y Canadá se cosechan las palmas de manera sostenible, a fin de reducir el impacto ecológico.

Los palmeros de Chacao

Los Palmeros de Chacao es un evento típico de las fiestas de Semana Santa en el Municipio Chacao, en la ciudad de Caracas. La tradición, que data desde finales del siglo XVII, evoca el pasaje bíblico de la entrada de Jesús a Jerusalén.

Esta tradición inicia, luego de la petición de un párroco en una eucaristía a sus feligreses que mandaran a sus peones a subir la montaña (hoy El Parque Nacional Waraira Repano conocido desde 1778 hasta el 7 de mayo de 2011 como Parque Nacional El Ávila) y trajeran las palmas reales para el Domingo de Ramos. Estos escalaron el cerro entre plegarias y oraciones para que la enfermedad desapareciera.

Tres días transcurrieron para que los trabajadores de las haciendas repartieran las hojas en las casas de las familias afectadas. Llegó el Domingo de Ramos y todos los enfermos de una epidemia que azotaba a la ciudad y cobro la vida de muchos de los habitantes de este municipio, sanaron. Así esta tradición de traer las palmas de la montaña trascendió de generación en generación.

Los Palmeros suben todos los viernes anteriores al Domingo de Ramos y bajan el sábado siguiente con las hojas de palmas que serán bendecidas en la celebración del domingo. Las palmas son recolectadas de un sector llamado Cueva de los Palmeros por la entrada de Sabas Nieves. Una vez benditas las palmas son distribuidas entre los creyentes, quienes las trenzan, machacan y trasforman en cruces que guardan en sus casas como muestra de fe.

La Fundación Alma Amiga, junto a sus embajadores, voluntarios y grandes colaboradores como Enrique Alberto Domínguez Romero se unen a la celebración cristiana de la conmemoración del Domingo de Ramos, que nos recuerda la Pasión de Cristo y su sacrificio, para lograr la salvación de todos los hijos de Dios, e invita a todos recordar sus acciones, ayudando al prójimo, de la mejor forma que lo podamos ayudar y crear bienestar en su vida. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro × 3 =