¿Cómo podemos ayudar en tiempos de pandemia?

Durante la pandemia han surgido muchas iniciativas y acciones solidarias en las que pueden participar todos, y ayudar a la comunidad con sus rutinas, además de estar más vigente que nunca el trabajo del voluntariado para brindar una mano amiga. También puedes realizar otras acciones que han nacido para inspirar, motivar y orientar, como también, explorar otras tan sencillas como alegrar tu balcón o prestar compañía remota a alguien que sabes que está solo.

Ayudar a los demás durante el coronavirus

Manteniendo la solidaridad, optimismo y entrega, entre todos podremos superar de la mejor forma todo los desafíos que se han presentado con esta pandemia.

Algunas de estas pequeñas iniciativas que han surgido en estos tiempos están:

Escribir cartas a personas enfermas y en situación de aislamiento, una iniciativa que fue bautizada en España como Cartas con alma, impulsada por la doctora Cristina Marín Campos, para ayudar a aquellos enfermos que se encuentran totalmente separados de sus familias o con familiares que saben que están muriendo y estar con ellos cuando tienen que hacerle frente a esta soledad.

La misiva contiene un mensaje de ánimo o contando una pequeña historia que sirva a alguna de estas personas para evadirse de esta dolorosa situación. El impacto de esta iniciativa ha sido tan positivo que se ha extendido a otros hospitales en Madrid, e invitan a informarte a poner algo semejante en marcha en tu localidad, para que más personas se sientan arropadas, acompañadas y queridas durante su convalecencia, que la deben cumplir de forma aislada.

Solidaridad vecinal #YoHagoPorTi. Esta es una iniciativa que se ha cumplido en pequeña escala a nivel vecinal, extendiéndose de forma exponencial hasta el punto de ser una campaña en el país ibérico y el resto del mundo, por una necesidad creciente de ser solidarios con la gente que tenemos cerca, como nuestros vecinos y seres queridos, que se encuentren en situación desamparada y que durante esta crisis sanitaria necesitan de ayuda con sus quehacerese diarios, sobre todo a persona mayores, enfermos o con discapacidad de nuestro entorno, manteniendo los cuidados y medidas de seguridad necesarias para evitar el contagio.

Voluntariado, hay canales para que todas la población se organice y preste su ayuda a aquellos que lo necesitan. Algunas comunidades llevan un registro propio para canalizar esta solidaridad ciudadana. Existen múltiples organizaciones no gubernamentales que prestan ayuda al más necesitado. Puedes también ser sede de acopio entre tus cercanos con alimentos y utensilios básicos, como también hacer la distribución de donaciones a organizaciones responsables de dar a quien lo necesita.

Donaciones de sangre, responder al llamado de los bancos de sangre cuando los centros sanitarios lo soliciten. La experiencia es que la comunidad ha acudido al llamado sin reservas para ayudar con la emergencia sanitaria. Solo debemos estar atentos y alerta a las necesidades que vayan surgiendo, como lo más sensato que podemos hacer.

Puedes también proponer tus propias iniciativas, y hacer el uso de tecnología para mejorar las condiciones sanitarias como las impresoras 3D, y suministrar material necesario para usar durante la pandemia, como también reunir a personas que conozcan del oficio de la costura y elaborar mascarillas para la comunidad, bien sea para repartir gratis o en beneficio de organizaciones que contribuyan a mejorar la calidad de vida de personas necesitadas durante esta pandemia.

Además, se pueden desarrollar campañas a través de las redes sociales, que han movido algunas de las más conmovedoras muestras de solidaridad ciudadana. Si es el caso de impulsar un emprendimiento social, puedes aumentar tu contacto con las comunidades a las que quieras llevar tu atención, y conocer más de sus costumbres y valores, creando al mismo tiempo vínculos para proporcionar una ayuda efectiva.

Formas de ayudar a la comunidad durante la pandemia

En momentos de crisis lo mejor es ser resiliente, y mucho más en estos momentos que nos enfrentamos a una situación compleja, donde debemos brindar una mano amiga a las personas a nuestra alrededor, con una serie de acciones que no deben ser en ningún momento una carga o un compromiso.

La ayuda debe aportarse de forma entusiasta y brindar una mano amiga con generosidad, y de formas diversas, cumpliendo con los protocolos de la pandemia:

  • Permanecer en casa lo más que puedas
  • Evitar las horas pico al salir de tu casa y siempre cumplir con los protocolos de bioseguridad portando el tapabocas y tu gel antibacterial
  • Alimentarse sanamente y realizar actividades que te gusten
  • Al realizar teletrabajo, mantén el orden y equilibro en tus horarios y espacios
  • Saludar respetando el distanciamiento social. Se puede mantener tu actitud solidaria sin exponerte a ti y a otros.
  • Mantener el contacto con amistades y familia. Cuando percibas signos de depresión y buscar formas de ayudar si hay problemas
  • Realizar donaciones a bancos de alimentos, ante la pandemia, a muchas personas se les ha agravado su situación económica y necesitan de apoyo para subsistir
  • Apoyar a los negocios cercanos a tu domicilio que ofrezcan delivery, y procura dar propina a quien te atiende
  • Aprovechar el tiempo libre y que estas en casa para revisar tu almacenamiento. Donar es siempre una de las mejores formas de ayudar

Puedes también ayudar a tu comunidad de otras formas, las medidas de bioseguridad y distanciamiento se deben mantener, pero debemos mantenernos abiertos a ayudar a otros en sus necesidades, siempre que tengamos excedente. Tal es el caso, de hacerte voluntario y mantener tu participación a distancia de modo responsable a quien lo necesita, haciendo algunas acciones como:

  • Ser sede de acopio entre tus cercanos, como familiares y amigos con alimentos básicos
  • Distribuir estas donaciones a organizaciones responsables de dar a quien lo necesita

Ser voluntario, y mucho más en tiempos de crisis no implica hacer una actividad presencial, siempre hay actividades a distancia que te permiten ayudar sin exponerte a los riesgos, dentro de tu comunidad y procurar tu bienestar.

El trabajo de la Fundación Alma Amiga impulsado con amor incondicional por su voluntariado, embajadores y grandes colaboradores como Enrique Alberto Romero Domínguez, es indetenible. Llevar una mano amiga a todos los que lo necesiten durante la crisis del coronavirus ha sido una prioridad, porque somos alma amiga, somos amor incondicional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro × tres =