Celebrar el espíritu de la Navidad

Con la llegada de diciembre, llega la época de dar regalos y compartir con los seres queridos, además de celebrar distintas tradiciones y costumbres que tienen lugar en distintas partes del mundo, como lo es el Espíritu de la Navidad, celebración que resalta la solidaridad, el compartir y la magia que tienen las fechas decembrinas.

Celebrar el Espíritu de la Navidad

Recibir el Espíritu de la Navidad es una tradición que se celebra en varias partes del mundo, y se dice que cada 21 de diciembre el espíritu baja a la Tierra y visita a todas aquellas personas de buena voluntad por la noche, específicamente entre las 10:00pm y la medianoche, abriendo un espacio para hacer todos los deseos y peticiones, además de dar los agradecimientos de acuerdo con quienes celebran esta tradición.

Los que celebran la llegada de este espíritu, retribuyen paz, abundancia riqueza y amor a quienes practican su tradición y ponen en práctica los rituales pautados para esta fecha. Aunque puede variar la celebración dependiendo del país, o región, en esencia se comparten los mismos pasos:

  • Mantener una casa limpia para recibir el espíritu sin malas energías y obstrucciones.
  • Encender velas, que pueden ser anaranjadas, rojas y doradas, con aromas cítricos como limón o mandarina, y también canela.
  • Escribir los agradecimientos y deseos para el año próximo, que suelen ser 21.
  • Una vez que fueron escritos, estos se guardan hasta la visita del año siguiente se queman solo los que se hayan cumplido.

Este día todos comparten alrededor de la mesa, y todos aprovechan para pedir deseos por la unión, la paz y el bienestar de todo el país, estos dos últimos años especialmente con la salud, ante la pandemia que se vive en todo el mundo, celebrando con música, brindis, con el propósito de agradecer todo lo bueno y hacer las peticiones para el año siguiente.

 

Origen del Espíritu de la Navidad

Esta celebración se remonta a miles de años de antigüedad, una tradición que se celebra originariamente en Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega y Sueciay su significado primordial era el celebrar el comienzo de la llegada de los días más cálidos, ya que la tierra en esta fecha está en su punto más alejado del Sol.

Los antiguos pueblos nórdicos y celtas celebraban en torno a los fenómenos de la naturaleza y atribuían a los árboles propiedades no sólo medicinales sino también mágicas. Cada solsticio de invierno se reunían para invocar al Espíritu de la Navidad, que es concebida como una energía que viene año tras año lo que los seres humanos necesitan en especial: paz, amor, armonía y alegría.

El Solsticio de invierno se conoce como el día con la noche más larga, porque es el día en que el planeta se encuentra en el punto más lejano de su órbita con referencia al Sol, y las familias y amigos se reunían alrededor del fuego para pedir por más luz y prosperidad para el año venidero, con un gran banquete. 

Los nativos de países nórdicos celebraban por ello cada solsticio y cada equinoccio, junto con la naturaleza sus triunfos y así pedir a los dioses por mejores tiempos, especialmente en estos momentos cósmicos importantes, y en invierno en especial, para que el astro Sol siga brillando en el siguiente año. Además, representan al Espíritu como un visitante viajero errante que venía en un gran trineo para poder viajar por la nieve, vestido de blanco que predicaba sus conocimientos y daba regalos y bendiciones durante el recorrido.

La Fundación Alma Amiga, junto a todos los embajadores, voluntarios y grandes colaboradores como Enrique Alberto Romero Domínguez,  desean para todos los venezolanos un año lleno de amor, paz y armonía, y al mismo tiempo se cumplan todos los buenos deseos a los hombres de buena voluntad que brindan una mano amiga a todo el que lo necesite, porque Somos Alma Amiga, Somos amor incondicional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 × 2 =