Acciones que demuestran nuestro amor al prójimo

El amor al prójimo es el segundo mandamiento de la religión cristiana, y se vincula con el amor que profesamos a Dios, y practicarlos vuelven a la religión una acción viva, y de la misma manera que amamos al Santo Padre, debemos profesar amor incondiconal al prójimo, por ello, al brindarle un mano amiga es una forma de amar a Dios también.

Amar al prójimo dándole una mano amiga

El prójimo son todas las personas que nos rodean o se encuentran a nuestro alrededor, amar y brindar una mano amiga al prójimo debe ser sin condiciones o prejuicio alguno. Lo que significa, que debemos amar a los demás sin importar su condición social, aspecto, origen, etc. Todas las personas son merecedoras de amor sin importar lo que mencionamos antes.

De esta forma, como cristianos debemos amar a todos por igual tanto a sus amigos como enemigos, y a aquellos que no conocemos. Además, el amor al prójimo se demuestra a través de nuestras acciones, no es solo algo que se puede pronunciar. Los mandamientos cristianos son una guía para llevar nuestra vida.

Las acciones tienen que ver en como es nuestro comportamiento con los demás, como por ejemplo ser amables y generosos con otros, previniendo también cualquier conflicto o violencia que perturbe la convivencia con los demás.

Amar al prójimo realmente tiene que ver con ser desinteresado y generoso con los demás. Esto no debe hacerse de forma obligatoria o culposa, tiene que ser un amor sincero por el bienestar de otros. Debe nacer de uno de forma voluntaria, manifestando una preocupación genuina por los demás, tiene el bien de dicho prójimo. Así, este amor por el prójimo debe practicarse en un sentido amplio, espiritual y profundo.

La Fundación Alma Amiga tiene como identidad brindar ayuda al semejante a través de sus voluntarios y embajadores con amor incondicional, tomando la decisión de cumplir con la misión del alma y con su inspiración y ayudar a llevar el bien guiados por el ejemplo de Jesús, así como mantener su promesa viva, llevando la misión de ayudar al prójimo apoyándolos a crear las condiciones de una vida mejor.

Acciones para demostrar nuestro amor al prójimo

Aquí presentamos una recopilación de actos de amor que pasamos por alto por su sencillez, y que sirven de ejemplo para inspirar a otros a ayudar al prójimo y crear para todos, condiciones de una vida mejor.

  • Sonreír, un buen cristiano siempre es alegre, Cuando sonreímos aligeramos la carga a nosotros y nuestro alrededor. Estar felices es una bendición para los demás y para uno mismo.
  • Dar las gracias siempre, ser agradecidos te hace una persona más feliz.
  • Saludar con alegría a esas personas que ves a diario.
  • Recordarle a los demás cuánto los amas. Si Jesús no se hubiera hecho carne, nosotros jamás habríamos entendido que Dios es Amor.
  • Escuchar la historia del otro, sin prejuicios, con amor.
  • Detenerte para ayudar, estar atento a quien te necesita, puede ser desde hacer la tarea con los niños, como darle una comida al hambriento.
  • Levantarle los ánimos a alguien, sacarle una sonrisa para hacerle saber que no todo es malo. Siempre es bueno saber que eres amado y estarás acompañado cuando lo necesite.
  • Celebrar las cualidades o éxitos de otro. Tanto es importante estar en las malas o como también estar en las buenas.
  • Seleccionar lo que no usas y regalarlo a quien lo necesita. Es bueno valorar lo que tenemos y si tenemos más de lo que necesitamos, podemos donarlo a quien lo necesite.
  • Ayudar cuando se necesite para que otro descanse. Cuando nos apoyamos de forma mutua a llevar las responsabilidades diarias la vida es más llevadera.
  • Corregir con amor, no callar por miedo. Cuando lo hacemos con amor, se aprende a perdonar, aceptar y seguir adelante.
  • Tener buenos detalles con los que están cerca de ti. Salir de uno mismo y pensar en los demás alegra el corazón.
  • Limpiar lo que uso en casa, ayudar en lo que puedas y siempre un poco más de lo que quisieras o que piensas que puedas.
  • Llamar por teléfono a tus padres, a tus seres querido. Estar atentos a lo que necesiten o simplemente saber como están es algo que no te cuesta mucho y es un gesto enorme de gratitud.
  • Ayudar a los demás a superar obstáculos, desde abrir las puertas, cargar las maletas, ayudar a alcanzar el transporte, o cruzar la calle. Esos detalles nunca se olvidan e inspiran a las personas a creer en la humanidad.

Tal como hemos señalado, el amor al prójimo se demuestra con nuestras acciones y nuestras actitudes hacia los demás. Se demuestra en cómo hablamos y tratamos a los otros con amabilidad, empatía y generosidad. Esto apunta a todas las personas por igual, aquellas que son cercanas a nosotros y los desconocidos también.

También podemos hacer buenas acciones al prójimo a través del voluntariado, formando parte de organizaciones que trabajen en beneficios de los demás, como la Fundación Alma Amiga, que mantiene su compromiso de brindar una mano amiga, gracias a los embajadores, voluntarios y grandes colaboradores como Enrique Alberto Romero Domínguez, como parte de su identidad, impulsando proyectos y programas para apoyar a la infancia venezolana para que alcancen una vida mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

13 + 10 =