7 ideas para desarrollar el valor de la solidaridad en los niños

Fundación Alma Amiga

La solidaridad es un valor afectivo fundamental en la vida de toda persona, y de ahí la importancia de fomentar en los niños su practica. Es uno de los valores que es importante asumir para mantener siempre presente y garantizar una buena convivencia en la sociedad y así crear un mundo mejor.

La Solidaridad como valor

Según la Real Academia Española, la solidaridad se define como la adhesión circunstancial a la causa o a la empresa de otros, lo que quiere decir, que es el interés en un momento determinado por ayudar a otra persona y organización a conseguir un objetivo/deseo o satisfacer una necesidad.

Ser solidario es una actitud que se aprende desde casa y en la escuela, es una aptitud que deben ser fomentadas por padres y docentes. Como un valor afectivo, genera la sensación de sentirse amado y dar amor, porque las personas que se sienten amadas y queridas, disponen de una buena actitud ante la vida y tienen otra perspectiva de quiénes están a su alrededor.

Para los niños es fundamental estar en un ambiente seguro y amoroso, donde estrechen lazos estables con sus padres y tener confianza en sí mismos. Con amor y seguridad, los niños podrán aprender a interiorizar los valores, empezando por lo más importante.

La solidaridad es un valor que genera empatía y nos permite ponernos en el lugar del otro, así poder entender qué es lo que está experimentando, y de esta forma saber qué apoyo brindar a la persona de forma genuina, que al mismo tiempo debe nacer de un sentimiento de ayudar y de querer que los demás se sientan bien.

Además, es una de las bases de la evolución del hombre y mucho más aún de su supervivencia, en algún momento hemos brindado la mano amiga y nos ha sido tendida a nosotros de alguna manera.

Poniendo en práctica la solidaridad, entregamos y compartimos con otros semejantes aquellos recursos que ayuden al otro tanto a nivel material como emocional. Ser solidario, implica una vocación de servir a los demás, viendo a todos las personas iguales en su esencia, desarrollando una conexión con el mundo que nos rodea.

Si desde pequeños enseñamos a los niños a ser felices a otras personas, ellos seguramente serán más felices, porque ser una persona solidaria es bueno para la sociedad, y para la persona que realiza la acción. La crianza en valores a los niños puede ser nuestra forma de luchar contra la pobreza y la injusticia porque ellos son el futuro de la sociedad.

7 ideas para desarrollar el valor de la solidaridad en los niños

Entre las ideas que podemos poner en práctica para fomentar la solidaridad en los niños, destacan:

Da el ejemplo, es la mejor manera de lograr que los niños interioricen los valores afectivos, porque los padres son los espejos en el que se miran los niños, si los padres son solidarios, los niños también lo serán.

Fomenta la empatía en tus hijos, como el primer escalón necesario para ser solidario, si un niño desarrolla la capacidad de ponerse en el lugar de los otros niños, florecerán las ganas de ayudar a satisfacer su necesidad.

Leer cuentos infantiles a tus hijos, compartir historias para niños que les ayudará a comprender qué es ser solidario.

Inscribir al niño en algún deporte, el trabajo en equipo ayuda a los niños a descubrir que pueden ayudar a otra persona a alcanzar su objetivo, al mismo tiempo que aprendan a notar las necesidades del otro, de esta forma los niños comienzan a poner los resultados del grupo por encima de los personales.

Juega con tus hijos, todos aquellos juegos colaborativos que se te puedan ocurrir, que permitan a tu hijo entender que a veces necesitamos ayuda, y que otras veces los demás necesitan de nuestra ayuda.

Cocina con tus hijos, el preparar juntos la comida es una excelente oportunidad para:

  • Hablar de nutrición
  • Practicar su motricidad fina
  • Conversar sobre aquellas personas que no tienen tanta suerte como nosotros
  • Explícales a tus hijos que hay personas que no gozan de nuestras ventajas y que no tienen para comer todos los días

Uno de los pilares de la solidaridad es la empatía, y para ello hay que conocer cuál es el problema que el prójimo padece.

Participa junto a tus hijos de acciones solidarias, hacer las recolectas de alimentos o la entrega de juguetes pueden ser buenas actividades, para enseñarles a tus pequeños a ser solidarios, por ello, mantente informado sobre las actividades en tu ciudad.

Enseñar los valores en los niños desde temprana edad a través de la formación y brindando una mano amiga con amor incondicional es fundamental para su desarrollo integral. La Fundación Alma Amiga tiene dentro de sus objetivos la creación de estrategias educativas, y junto a sus voluntarios, embajadores y grandes colaboradores como Enrique Alberto Romero Domínguez, que entienden que la educación de valores afectivos es vital para asegurarles bienestar y autonomía en su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

16 − 1 =