6 Importantes valores en la familia

En la sociedad, la familia es el núcleo más importante, porque es donde el niño recibe su crianza para luego ser un hombre de bien, de ahí radica la importancia de mantener los valores, como parte de la educación que se imparte en lo que conocemos como hogar.

¿Qué son los valores?

Cuando nacen los niños, los padres forman parte de su entorno más cercano para enseñarles cuales son los actos correctos o incorrectos, lo que está bien o está mal, por ello enseñar valores que les permitan desarrollarse y convivir en una sociedad plural. 

Además, son los pilares de orientación e influyen directamente en la educación que se inculca en todos los miembros de esta, estableciendo un orden al interior del hogar y por fuera de este.

Los valores son aquellas virtudes y cualidades que adoptan las personas en favor de sí mismos y sus semejantes. Se entiende como las normas de conducta y actitudes según las cuales se expresan un determinado comportamiento y que están de acuerdo con aquello que es considerado como correcto, y son importantes de mantener siempre presente, en aras de garantizar una convivencia social armónica, cumpliéndolos sin perjudicar a nadie.

En los primeros años de vida los niños son una esponja que van aprendiendo y probando todo, bajo una mirada de ver todo como nuevo, por ello el buen ejemplo de nuestras pequeñas acciones, son percibidas por los niños, notando que es lo que está bien y que es lo que no debe hacerse.

Es fundamental en el hogar que se integren el aprendizaje de valores en los procesos de crianza y convivencia, así como, estar en un ambiente seguro y amoroso, para que también desarrolle lazos estables con sus padres y de tener confianza en sí mismos. Una crianza basada en el amor y la seguridad, hará que el más pequeño de la casa pueda aprender e interiorizar los valores éticos correctos, empezando por lo más importantes.

Cuando los padres con sus acciones y ejemplo transmiten a sus hijos tolerancia, respeto, solidaridad, confianza y sinceridad, los niños están inmersos en un entorno con todos los valores y aprenden a actuar respetándolos siempre.

Importancia de los valores de la familia

La familia es el núcleo de la sociedad, y debe darle especial importancia a los valores, porque con ellos se determinan los principios y reglas que deben regir en nuestros comportamientos y nuestros sentimientos, lo que nos motivará a ser mejores personas.

Cuando estos valores se proyectan hacia la comunidad, harán posible la construcción de una mejor sociedad, haciendo de nuestras familias un lugar donde la armonía y la paz sean parte del cambio, que tendrá trascendencia positiva en lo social. Igualmente, dentro del hogar permitirán que los integrantes definan sus pensamientos libremente y con el respeto debido, incluso los valores que tenga la persona se sumarán al objetivo de alcanzar el bienestar colectivo.

Criar con valores a los hijos dentro del seno familiar hará de ellos mejores personas, los hará conscientes de su rol en la vida e importancia como ser humano y dentro de la sociedad.

Enseñar valores afectivos importantes para la sociedad

Los valores en la familia influyen en gran medida en cada uno de sus miembros, especialmente a los niños, porque definirá su conducta y comportamiento frente a la sociedad. Al no inculcar sobre la importancia de adoptar valores en nuestro día a día, educaremos a personas egoístas, sin empatía y con el mínimo interés de ayudar a otros.

Los valores que se impartan en la familia, influyen en las prácticas sociales, al desarrollar la empatía en los niños, hay mayor posibilidad de que en el futuro encamine sus acciones a ayudar a otros. Para lograr esto, es necesario que dentro de una familia se dicten normas de conducta encaminadas a mejorar las condiciones de convivencia entre cada miembro de la familia.

Existen valores afectivos que son importantes para formar a los hombres del futuro, y al mismo tiempo dan respuesta a diferentes necesidades de la persona, dada su importancia para la sociedad, y en ellos destacan:

  • Amor, el principal de los valores afectivos, y se trata de un sentimiento fuerte y perdurable aunque su intensidad puede variar con el tiempo. Se trata de amar a nuestros seres queridos y apreciar lugares y objetos que nos evocan momentos que compartimos con la familia.
  • Gratitud, es la forma en que el ser humano expresa su agradecimiento hacia una persona o un evento ocurrido. Pequeños gestos hacia el prójimo son recibidos con gratitud y demuestran apoyo solidaridad y respeto. Este valor se expresa con acciones concretas o palabras de agradecimiento, y se encuentra ligado a valores como lealtad, amor, entre otros.
  • Respeto, forma parte de nuestra integridad y debemos aplicarla a lo largo de nuestra vida, aprendiendo la mejor forma de actuar según la situación, atender lo que la otra persona nos dice, y saber cómo defender nuestras propias convicciones sin ofender a otros. Mantener el respeto en nuestras vidas hacia los demás, definirá las relaciones que nos rodean de forma responsable y honesta.
  • Solidaridad, es un valor que genera empatía y nos permite ponernos en el zapato del otro. El poder entender qué es lo que está experimentando y saber qué apoyo brindar a la persona, surje un sentimiento genuino de ayudar y de querer que los demás se sientan bien.
  • Cortesía, es una demostración de respeto que denota atención y cuidado hacia la otra persona, ser cortés propicia buenas relaciones con todas las personas que interactuamos en un momento determinado. Su función última es satisfacer el deseo de la persona de ser aceptada.
  • Paciencia, este valor rige nuestra capacidad de saber esperar y de comprender las debilidades, tanto las nuestras como las de los demás. Implica poder entender al prójimo y a nosotros mismos, escuchando y ofreciendo los mejores consejos posibles.

También tenemos otros valores que son esenciales para construir una verdadera familia y una mejor sociedad, como lo son:

  • La humildad, considerando a todas las personas como iguales, evitando los intereses individualistas y egoístas en su actuar.
  • La felicidad, que también es un derecho al que todos deberían tener acceso, inspirar felicidad más que un valor para la familia es un regalo.
  • Optimismo, para desechar el estrés y evitar la depresión. Tanto el positivismo como el entusiasmo son los ingredientes principales de este valor.
  • El compromiso, este valor define una conducta estructurada y está asociado con la responsabilidad, por ello la importancia de enseñar a los niños de asumir deberes y responsabilidades dentro de la casa, y la importancia de cumplirlas.
  • La voluntad, se entrega el valor por alcanzar las metas a como dé lugar y sin rendirse en el intento; del mismo modo es enseñar que la disciplina supera la inteligencia.
  • La amistad, además de fortalecer la capacidad de interacción social de la persona o el niño, se prepara el encuentro de la sociedad, y desarrolla otras cualidades como la lealtad y confianza hacia el prójimo.
  • El Perdón, las familias deben vivir libres del rencor, con esto lograrán una mayor unión. Se debe comprender que ninguna persona está libre de equivocarse y de realizar acciones que puedan ofender al otro; lo importante es mostrar arrepentimiento, pedir perdón y poder ser perdonado.

Los valores tienen su asiento en la perseverancia con la que se apliquen e induzcan entre sus miembros; si no se implanta una cultura de la convivencia y el respeto no habrá una dirección concreta para crecer como familia, por ello siempre debemos mantener dentro del hogar:

  • Espacios de comunicación y diálogo constante
  • Establecer normas de conducta y comportamientos en la casa
  • Definir una estrategia de acompañamiento tendiente a reconocer lo bueno en cada miembro de la familia
  • Centrarse en soluciones si hay dificultades al interior del hogar

La importancia de los valores en la familia está en la de ayudarnos a construir una mejor sociedad, y por eso debemos orientarlas por una vía donde los valores tomen tanta importancia que se conviertan en una filosofía de vida.

Para la Fundación Alma Amiga es importante enseñar estos valores a los niños desde su temprana edad para su desarrollo integral, a través del amor incondicional, por esta razón crean estrategias educativas, implementadas gracias a sus voluntarios, embajadores y grandes colaboradores como Enrique Alberto Romero Domínguez, para que ellos logren su bienestar y autonomía en su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

uno × tres =