Proyectos Humanísticos

19 de marzo: Celebración de la solemnidad de San José

San Jose Enrique Romero Fundacion Alma Amiga - 19 de marzo: Celebración de la solemnidad de San José

El 19 de marzo de cada año se celebra el Día de San José, nombrado en 1847 por el Papa Pío IX como el San José Obrero, Patrono de la Iglesia Universal; resaltando su gran ejemplo como padre y esposo custodio de la Sagrada Familia, con Jesús Niño y María Madre de Dios. Este año se convoca el Año consagrado de San José, por el Papa Francisco mediante la Carta Apostólica Patris Corde (Con corazón de padre), celebrando los 150 años de la declaración de San José como Patrono.

Padre de la Sagrada Familia

Padre y esposo custodio de la Sagrada Familia, además de ser maestro de un oficio, a San José también se le venera como patrón de los carpinteros, ingenieros y trabajadores en general. En 1920 el Papa Benedicto XV lo declaró patrono contra el comunismo y la relajación moral.

Como no se conocen sus palabras en las Santas Escrituras, se conoce como el Santo del silencio, manteniendo el ejemplo vivo de sus actos de fe, amor y protección a la Sagrada Familia, escogido por Dios para esta misión. 

En la iconografía se muestra a José en su oficio de carpintero, aunque destaca en la pintura española del siglo XVI la representación del padre putativo de Jesús en el taller, de imágenes de carácter devocional en su mayoría.

Venezuela celebra este día con Fiestas patronales en honor a San José, en Elorza del Estado Apure, y en otras localidades como Maracay que celebra una Feria en la Catedral, consagrada a José de Nazaret, realizando la gran misa rociera de San José, y otras actividades en honor al Santo.

Año de San José con corazón de padre

El Pontífice en la Carta apostólica Patris Corde, recuerda el 150 aniversario de la declaración de San José como Patrono de la iglesia, y por ese motivo a partir del 8 de diciembre de 2020 se celebra un año dedicado especialmente a él, culminando el mismo día del año 2021

El 8 de diciembre de 1870, el Beato Pio IX con del decreto Quemadmodum Deus, hizo este título para San José, y el Papa Francisco ha querido celebrarlo consagrando un año especial dedicado al padre putativo de Jesús, descrito por el Pontífice de una manera tierna y conmovedora, un padre en la ternura, en la obediencia y en la acogida; un padre de valentía creativa, un trabajador, siempre en la sombra.

Además, a través del ejemplo de San José, el santo padre resalta la importancia de la gente común, de aquellos que sin buscar protagonismo, ejercen la paciencia e infunden esperanza cada día, sembrando la corresponsabilidad. Como San José, “el hombre que pasa desapercibido, el hombre de la paciencia diaria, discreta y oculta”. Sin embargo, el protagonismo del santo es sin igual en la historia de la salvación.

San José fue un padre en la acogida, porque acogió a María y a su hijo en su vientre sin condiciones previas, un gesto importante aún hoy, en donde la mujer está sometida a la violencia psicológica, verbal y física. José con la fuerza del espíritu santo enfrentó con los ojos abiertos lo que acontecía asumiendo la responsabilidad en primera persona, transmitiendo a través de su ejemplo una invitación a acoger a los demás sin excluirlos, tal como son, con preferencias por débiles que necesitan ayuda y protección.

La historia del santo también resalta la valentía creativa, el carpintero de Nazaret supo enfrentar dificultades, transformando un problema en una oportunidad, enfrentándose a los problemas concretos de su familia como todas en el mundo, especialmente los migrantes, para protegerlos de las adversidades y el hambre, asegurando el sustento de su familia con su oficio, enseñando el valor, la dignidad y la alegría de comer el pan que es fruto del propio trabajo, que da dignidad, convirtiéndose un poco en creador del mundo que nos rodea. De esta manera el Papa exhorta a redescubrir el valor, la importancia y la necesidad del trabajo para dar lugar a una nueva normalidad en la que nadie quede excluido.

FB IMG 16156749161926461 - 19 de marzo: Celebración de la solemnidad de San José

Santo Patrono de la Sagrada Familia 

Como padre de Jesús, José tiene el apelativo de «castísimo», que es «lo contrario a poseer», capaz de amar de una manera extraordinariamente libre e incondicional reconociendo la ternura de Dios en su hijo, sabía cómo descentrarse para poner en el centro de su vida Jesús y María. Su felicidad descansaba en el don de sí mismo, nunca frustrado y siempre confiado. Aunque se conoce como el santo silencioso, hace gestos concretos de confianza.

El Papa señala que la figura de San José es ejemplar, en un mundo que necesita más de los padres que amos, expresando su rechazo hacia estos últimos, que refuta a aquellos que confunden «autoridad con autoritarismo, servicio con servilismo, confrontación con opresión, caridad con asistencialismo, fuerza con destrucción«. Afirma el Sumo Pontífice que el verdadero padre es aquel que respeta la libertad de sus hijos, porque la paternidad vivida en plenitud hace «inútil» al propio padre, «cuando ve que el hijo ha logrado ser autónomo y camina solo por los senderos de la vida«. Ser padre «nunca es un ejercicio de posesión«, subraya Francisco, sino «un ‘signo’ que nos evoca una paternidad superior», al «Padre celestial»

Concluida con una oración a san José, la carta Patris corde revela también un hábito diario de la vida de Francisco, desde hace más de cuarenta años», el Pontífice recita una oración al Esposo de María, tomada de un libro de devociones francés del siglo XIX, de la Congregación de las Religiosas de Jesús y María. Una oración que «expresa devoción y confianza» a san José, pero también «un cierto reto», explica el Papa, porque concluye con las palabras: “Que no se diga que te haya invocado en vano, muéstrame que tu bondad es tan grande como tu poder”. 

Junto a la publicación de la Carta apostólica Patris corde, se ha publicado el Decreto de la Penitenciaría Apostólica que anuncia la consagración del «Año de San José» especial convocado por el Papa y la relativa concesión del «don de indulgencias especiales», junto con indicaciones específicas para los días dedicados a la memoria del Esposo de María, como el 19 de marzo y el 1 de mayo, y para los enfermos y ancianos.

La Fundación Alma Amiga se une al regocijo de este año consagrado a San José, ejemplo de protección y valentía a la Sagrada Familia, para lograr la salvación de todos los hijos de Dios, e invita a todos recordar sus acciones, ayudando al prójimo, de la mejor forma que lo podamos ayudar y crear bienestar en su vida. 

Somos Alma Amiga

pope 5519250 1920 - 19 de marzo: Celebración de la solemnidad de San José

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 3 =