Dios nos habla

Entrenando el alma – Parte 4. Las 7 OBRAS CORPORALES DE MISERICORDIA. Primera Obra:

Misericordia Enrique Romero - Entrenando el alma – Parte 4. Las 7 OBRAS CORPORALES DE MISERICORDIA. Primera Obra:
  • Dar de comer al hambriento. ¿Qué obras concretas podemos hacer para dar de comer al hambriento.

Al ser una obra corporal y material, amerita hechos concretos, y comidas concretas. Hay niños, adultos y adultos mayores que ven pasar las horas, sin poder alimentar su cuerpo. Aquí algunos ejemplos concretos, que podemos organizar “en secreto” o en colectivo. Ten siempre en cuenta: tu Padre que vé en lo Secreto te recompensará, y la mano derecha no debe enterarse de lo que la mano izquierda hace.

  1. Una Arepada.

En Venezuela, nuestro desayuno tradicional es la Arepa, esa rica torta de maíz que siempre lleva algo de relleno y se convierte en un rico alimento, muy manejable. Es económico, porque  de un un kilo de harina de maíz rinde 20 arepas aproximadamente. De un kilo comen 20 personas , necesitaríamos un kilo de queso blanco para rallar o 3 pechugas de pollo para desmechar.

Fundacion Alma Amiga Enrique Romero 1 1024x689 - Entrenando el alma – Parte 4. Las 7 OBRAS CORPORALES DE MISERICORDIA. Primera Obra:

Prepara tus arepas, desayuna tú mismo con los tuyos y dale las gracias a Dios porque tienes la posibilidad de preparar ese rico alimento. ¿Te quedaron 16 arepas? Ofrécele humildemente a Dios esas arepas, regálaselas. Y ahora, a buscar a Dios en el hermano necesitado: envuélvelas en papel aluminio o simplemente en servilletas y ora mientras las envuelves. Con poco gasto, 16 ó más personas podrán desayunar o cenar. Estás cumpliendo aquí con esta primera obra de Misericordia corporal.

2.- Sandwiches. “Danos hoy nuestro Pan de cada día.

Existen muchos tipos de Pan en el mercado. Pan canilla (o de barra) , Pan Francés, pan campesino, o pan cuadrado para Sandwich. Independientemente del tipo de pan, siempre que lo compramos, más de 3 personas pueden comer de él. Con jamón, mortadela o fiambre, queso, mantequilla, acompañado de lechuga o tomate, podemos preparar nuestro emparedado para comer y preparar para los pobres de Dios. También hoy en día están muy de moda los perritos calientes o hotdogs, que son sólo pan y una económica salchicha, con algunos vegetales o quesito rallado. Después de dar gracias y comer, sal de tu casa y comparte un sanduchito con algún hermano menesteroso que consigas en tu cercanía. Quizás sea, la única comida que pueda hacer en el día. ¿Que lo conoces, sabes que es un mendigo de oficio? Haz el bien, y no mires a quien. Imagina que la mano que recibe tu ofrenda es la mano de Cristo que llenas de amor.

Fundacion Alma Amiga Enrique Romero 2 1 - Entrenando el alma – Parte 4. Las 7 OBRAS CORPORALES DE MISERICORDIA. Primera Obra:

3.- Espaghetada. Una propuesta un poco más elaborada. Es una comida rica en carbohidratos, y que se puede acompañar con una buena ración de proteína, si se acompaña con carne molida o vegetales y un poquito de queso para coronar el plato. ¿Te sobran envases de margarina?; prepara tus spaghettis a tu gusto, y luego, aparta 3 ó más raciones de pasta en los envases de margarina con sus tapas, dale gracias a Dios, come con los tuyos, y cuando estés satisfecho, sal de tu casa a buscar a algún pobre, y comparte tu plato con él. Es Cristo que pasa, y cuando lo encuentras, él es quien te encuentra a ti.  

Fundacion Alma Amiga Enrique Romero 3 - Entrenando el alma – Parte 4. Las 7 OBRAS CORPORALES DE MISERICORDIA. Primera Obra:


4.- Olla comunitaria: Sopita. Una alternativa muy económica y nutritiva con verduras y proteínas, que podemos comer y compartir con los más necesitados. Necesitamos los envases también como en la anterior, y acompañar cucharitas de plástico de las grandes. Puede hacerse con carne de segunda, como el lagarto la reina y el hueso rojo si es de carne de res, o de pescados económicos como la cojinúa o el corocoro, o de gallina o pollo que es muy aceptada por la gente y puede ser acompañada de casabe de yuca, o en el mejor de los casos un cruzao de carne de res con pollo. También existe una variante en el oriente del país que se llama sopa fosforera, que suele acompañar el arroz aguado con pepitonas, mejillones, sardina y otros frutos del mar que sean económicos. También los menestrones de pasta corta con granos como la lenteja acompañado con recortes ahumados son una alternativa económica.

Fundacion Alma Amiga Enrique Romero 4 - Entrenando el alma – Parte 4. Las 7 OBRAS CORPORALES DE MISERICORDIA. Primera Obra:

5.- Compartir con el personal sanitario: en estos tiempos de Covid, los enfermeros y enfermeras, los médicos de guardia en los centros hospitalarios representan la salvación para las dolencias físicas de tantas personas. Muchas veces un médico está hasta 72 horas en una guardia sin moverse, sin un familiar que le lleve comida, y sin fuerza económica para poder recargar energías a través de una comida suficiente. Pongámonos en el lugar de estos apóstoles de la ciencia, y compartamos nuestra posibilidad con ellos. Hoy por ellos, mañana quizás puedan ayudarnos a nosotros.

Fundacion Alma Amiga Enrique Romero 5 - Entrenando el alma – Parte 4. Las 7 OBRAS CORPORALES DE MISERICORDIA. Primera Obra:

6. soy muy pobre, no tengo para hace muchas comidas, ¿qué hago?

Hermano. El más pobre entre nosotros fue Jesús de Nazareth; él verdaderamente no tenía riquezas materiales ni bienes para sustentar a las multitudes que le seguían; pero su fe y ejemplo nos invitan a ser como él. Dios no abandona a sus hijos, y de seguro te da el Pan de cada día. Comparte tu pan con el hambriento. Divide tu ración en dos, y tu mitad de seguro sacará a un hambriento de su pena, y tú acumularás un tesoro en el cielo, allí donde la polilla y la herrumbre no lo desintegran. Recuerdas esta cita de la palabra de Todo Providente:

“No acumules tesoros en la tierra donde la Polilla y la Herrumbre destruyen, y los ladrones se meten y roban; por el contrario, acumula tesoros en el cielo, donde no hay polillas, herrumbres ni ladrones; porque allí donde esté tu tesoro, allí estará tu corazón”.   (Mt. 6, 19-21).

Estos son sólo ejemplos para servir de guía a la primera obra corporal de misericordia: Alimentar al hambriento. Sin caer en las analogías del hambre espiritual, estas son obras y actos concretos. Cosas que sencillamente hay que hacer y poner un poco de esfuerzo y tu riqueza personal. Y es que es un excelente negocio en la economía de la Salvación, porque es cambiar tus riquezas materiales, por riquezas espirituales. Es ganar, ganar. Y aunque tu mejor premio es la sonrisa del beneficiado, no la esperes, tampoco te quedes para que te den las gracias o te alaben, sencillamente porque quien otorga la recompensa que esperamos al realizar una obra de misericordia, es la bendición de Dios, el único que satisface el alma. Es así como hemos cumplido esta primera obra de misericordia.

Ahora, en nuestra próxima entrega: “Dar de beber al sediento”. Se parece a ésta primera, pero es aún más especial y más sencilla. No te pierdas nuestra lectura. Los dejamos con la bendición de Dios.

Somos Alma Amiga, somos amor incondicional.

«Bien lo dice la Sagrada Escritura, si no sólo de Pan vive el hombre, nos hace reflexionar que necesita con mayor razón aún el Pan material, la comida que sustente su cuerpo. El Pan de la Palabra , sólo puede entrar en la mente, cuando en el cuerpo el pan que se come y se difiere ha tenido su efecto. Sí alimentamos al hambriento, llenamos de Dios nuestra vida.
Enrique Alberto Romero Domínguez.

Juan Carlos Rivas Pérez

@diaconone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × tres =