Dios nos habla

Entrenando el Alma – Parte 2.

Alma Fundacion Alma Amiga Enrique Romero - Entrenando el Alma - Parte 2.

De entre las cosas que un alma debe hacer para entrenarse es lograr un grado de conciencia ideal para permitir la evolución.

Comentábamos en el artículo anterior, que la práctica de ciertas acciones de índole material o espiritual, entrenan a nuestra alma para ir evolucionando en medio de la realidad en la que convive e interactúa con otras almas, porque al estar precisamente en compañía, requiere accionar en función de los otros. Etimológicamente, la misericordia, es una actitud en la que el corazón humano reacciona ante la miseria o necesidades de los semejantes, llevándole a operar con un gesto que alivie la miseria experimentada o auxilie el menester que el otro padece. (MISERI – CORD – IA )

Dependiendo de la naturaleza de estas acciones, puedes clasificarse en Obras corporales de Misericordia, o en Obras espirituales. Es decir, que aún en su división, más que una jerarquía, se proyecta campos de acción, en donde beneficiando al prójimo, impactamos de una u otra forma sus necesidades materiales o del espíritu. Las dos son importantes, y de entre los méritos que nos ganan como almas que somos, el más importante es el servir de instrumento para atraer los corazones de los hombres hacia el amor de Dios.

Las 7 OBRAS CORPORALES DE MISERICORDIA

  • Dar de comer al hambriento
  • Dar de beber al sediento.
  • Vestir al desnudo
  • Acoger el extranjero
  • Visitar y cuidar a los enfermos.
  • Visitar a los presos.
  • Enterrar a los difuntos.

Todas las obras corporales resuenan en la materia, tienen que ver con aliviar las necesidades materiales o del cuerpo. Y normalmente, nos hacen desprendernos de bienes materiales, por lo cual, el costo es de bienes tangibles, dinero, o lo asociado con una logística de donación.

Las 7 OBRAS ESPIRITUALES DE MISERICORDIA

  • Dar buen consejo al que lo necesita
  • Enseñar al que no sabe
  • Corregir al que está en error
  • Consolar al triste
  • Perdonar las ofensas
  • Soportar con paciencia los defectos de los demás
  • Rogar a Dios por los vivos y los muertos

Las obras espirituales, por su parte, no requieren de una logística material, si no de nuestras virtudes y talentos, de nuestro tiempo y dedicación, de mucha paciencia y tolerancia, de nuestra aceptación y misericordia propia hacia los demás y de nuestro actuar desinteresado, y nuestra mejor actitud para la oración.

En fin, éstas son las obras de Misericordia, espirituales y corporales. Iremos desglosando cada una en próximas entregas, y presentando ejemplos prácticos para ir poniendo en práctica estas iniciativas que le servirán a nuestra alma como un método progresivo y sistemático de evolución y crecimiento.

Mientras tanto, conectémonos a esta frecuencia en las palabras de San Juan Pablo II, pidiéndole a Jesucristo que llene de Misericordia nuestro propio corazón, para atrevernos a practicar estas acciones de amor a Dios y al Prójimo.

Oración a la Misericordia Divina, de San Juan-Pablo II

Dios, Padre Misericordioso, que has revelado Tu Amor en tu Hijo Jesucristo y lo has derramado sobre nosotros en el Espíritu Santo: Te encomendamos hoy el destino del mundo y de todos los seres humanos. Inclínate hacia nosotros, pecadores; sana nuestra debilidad; derrota todo mal; haz que todos los habitantes de la tierra experimenten Tu Misericordia, para que, en Ti, Dios Uno y Trino, encuentren siempre la fuente de la esperanza. Padre Eterno, por la Dolorosa Pasión y Resurrección de Tu Hijo, Ten Misericordia de nosotros y del mundo entero. Amén.

«Un itinerario adecuado y ya listo para que cumplamos la visión y misión como Alma Amiga de la humanidad, es cumplir a carta cabal las obras de Misericordia Espiritual y las obras de Misericordia Corporal. Allí hay mucho trabajo por hacer. Desde que Jesús visitó la tierra y le enseñó a sus amigos a hacer el bien, cumplir con estas 14 acciones concretas son el faro para llegar a Puerto Seguro. ¿Queremos ser Almas Amigas? Sigamos el camino de la Misericordia».

Enrique Alberto Romero Domínguez
Director Presidente.

Juan Carlos Rivas Pérez

@diaconone

Somos Alma Amiga, somos amor incondicional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 4 =